Estás Vivo... Despierta!

Blanca Alanís

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
“Levanta tu Espíritu”

viernes, 5 de diciembre de 2014
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Sabiendo que las emociones humanas están regidas por una misma línea y que pueden provocar en nosotros un sinnúmero de sensaciones porque aunque seamos diferentes en forma de pensar y físicamente, todos manejamos el mismo tipo de situaciones aunque le demos un significado diferente.

La diferencia se debe a que nuestros pensamientos y nuestra perspectiva de la vida nos hacen ver algo con demasiado peso sentimental aunque para otro no tenga importancia.

Todos los seres humanos que tengamos la capacidad de pensar, podemos generar el mismo tipo de emociones, algunas negativas puesto que nos ocasionan malestar y otras positivas porque nos generan bienestar.

Aunque esto no se pueda generalizar puesto que tal vez en algunas patologías psicológicas el hacer daño a otros, pueda provocarle una sensación de bienestar por satisfacción de odio o venganza.

Desde el punto de vista general y refiriéndome a una persona sana emocionalmente, se que nuestras emociones se ven sacudidas en esta temporada de Navidad y lo que para algunos significa: felicidad, algarabía, festejo, reuniones, regalos, comida y muchas otras cosas, para otros significa: tristeza, soledad, silencio, ausencias, escasez y un montón de cosas que los aísla o los hace sentir ajenos a todo lo que se vive en el ambiente.

Lo importante de todo esto es que reflexionemos y nos demos cuenta de qué es lo que significa para nosotros y qué tanto peso emocional le damos a esta fecha, pues la cultura, la sociedad y la mercadotecnia nos puedes desviar del verdadero sentido de la Navidad.

La Navidad es el festejo cristiano de mayor sentido porque celebra el nacimiento de nuestro Salvador, todo lo demás, tanto lo que nos provoca felicidad o tristeza, que no tenga que ver con este aspecto, son cosas creadas por los hombres y que tú puedes cambiar para decidir cómo celebrar la Navidad de una forma consciente y objetiva.

Elige que tu Espíritu se levante para festejar lo verdaderamente importante, haz a un lado todo lo que te distraiga del verdadero sentido. No es fácil, lo sé pero es cuestión de irlo programando cada día de este mes sin dejarte bombardear por la mercadotecnia o por los comentarios de personas a las que no les interesa hacer un cambio.

Sólo tú lo puedes decidir, está en tu cabeza y en tu corazón, levanta tu espíritu viendo el verdadero sentido de Tu Navidad. ¡Un abrazo!

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Más Visto