Estás Vivo... Despierta!

Blanca Alanís

+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
“Cuando ya no puedas más… Ríndete”

viernes, 1 de agosto de 2014
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Normalmente pensamos en la rendición en una manera negativa, como por ejemplo “darnos por vencidos” ante algo en lo que pensamos deberíamos “luchar” más.

Pero existe otra manera de RENDICIÓN a la que yo llamo humildad de dejar que las cosas ocurran cuando ya hicimos todo lo humanamente posible. Es cuando nos damos cuenta que lo último y único que nos queda es Dios y caemos en la cuenta que realmente Dios, es todo lo que necesitamos.

Es cuando llegamos a ese momento en que nuestras fuerzas humanas se debilitan para resurgir con todo su poder la fuerza espiritual.

Es decir desde el fondo de tu corazón y con cada célula de tu cuerpo: ¡Dios, dame humildad!!!

Todas las cosas tienen un sentido y ocurren con un propósito, nada, nada, nada es casualidad ni fue desperdiciado, todo es cuando tiene que ser en el momento perfecto de Dios.

Porque las cosas no “ocurren y ya”, no existe tal cosa como una coincidencia. El tipo de rendición del que hablo es tener certeza que cuando nos soltamos realmente desde toda nuestra mente y nuestro cuerpo, vendrá una sensación de descanso y liberación que permitirán que las cosas fluyan para tu bien.

Si aceptamos la idea de que todo es como debe ser en el momento que debe ser, esta situación específica nos ayudará a volvernos mejores de lo que somos.

Esta no es la rendición que viene de un punto de fracaso, aunque esa es la rendición que la mayoría de las personas realiza. Después de todo ¿Cuándo se acercan más las personas al Creador? Usualmente es cuando pierden algo, cuando algo les ocurre o cuando algo que no entienden sucede en sus vidas.

El Doctor Larry Dossey, un médico con el que quizás estés familiarizado, es uno de los principales expertos del mundo en la investigación de las oraciones.

Ha escrito muchos libros haciendo referencia a varios estudios de las oraciones y la ciencia conductual en los últimos 15 años. El estudio sobre el cual escuché recientemente consistió en observar a un grupo de personas que se reunían en un hospital para orar por la salud de pacientes enfermos en ese hospital.

En este estudio, los investigadores encontraron evidencia científica de que las personas que recibieron oración se sanaron más rápido que aquellas por las cuales no se oró

Los investigadores dijeron: “Está bien, entendemos el concepto. Las oraciones funcionan. Veamos si funciona si tenemos personas orando por pacientes distantes, sin nada más que la concentración y una fotografía de la persona por la cual oran”.

Adivina qué hallaron. ¡Funcionó! Casi el mismo resultado se obtuvo ya sea que la persona que oraba estuviese presente o lejos del paciente por el cual oraban.

Así que la distancia no importó

Luego, el grupo de investigadores se preguntó qué pasaría si en lugar de orar por sanación, cada uno de los participantes oraba a su manera por “lo que deseara Dios que ocurriera”.

Siguieron la línea de investigación e increíblemente encontraron que los pacientes se sanaban incluso más rápido

La rendición asertiva significa tener certeza a pesar de la oscuridad. Es la certeza de saber que incluso cuando vemos o experimentamos la dificultad, como una enfermedad, la bancarrota, amargura en las relaciones familiares o cualquier problema, podemos tener la energía y la perseverancia de decir: “Acepto y rindo mi ser a un poder más elevado que me sacará de esto a algo mejor”.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Más Visto