Estás Vivo... Despierta!

Blanca Alanís

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
“El poder creativo de la Palabra”

viernes, 18 de julio de 2014
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
1.- Lenguaje y destino, las palabras son el origen de la creación, por eso las palabras que te dices y dices a los demás son más poderosas de lo que imaginas, ellas son como la gota de agua que, por repetición, puede perforar hasta la roca más dura, hacer crecer el más bello árbol o corroer el metal más fuerte.

2.- Con la repetición de las palabras que nacen del lado derecho del cerebro, empiezas a grabar los mensajes que ellas significan en el lado izquierdo de tu cerebro, creando ideas, mapas o neuroredes, paradigmas o creencias mentales sin preguntarse si ello es cierto o según tú, es sólo una broma.

3.-Tus ideas, mapas, paradigmas o creencias mentales crean imágenes y sonidos en ti provocándote pensamientos que tienen un origen específico. En una mente considerada “normal” no son evocados al azahar y sin control como mucha gente piensa.

4.- El conjunto de pensamientos rebosantes de imágenes y sonidos van formando una “ola” de sentimientos o emociones que recorren todo tu cuerpo produciendo con ellas un sin fin de hormonas y sustancias que pueden ser de tristeza (que por lo general es enojo disfrazado) o de felicidad invadiéndote por completo.

5.- Cuando el cuerpo está revestido de un sentimiento o una emoción sea cual sea, empieza a transformarse en actitudes o acciones que se expresan hacia el exterior, algo así como cuando una persona común se convierte en super héroe en las historias de las películas.

6.- Una vez creadas las actitudes o acciones y se van repitiendo día tras día, semana tras semana, mes tras mes o año tras año, éstas se van cristalizando transformándose en hábitos buenos o malos.

7.- Según los hábitos de una persona que se formó desde el tipo de palabras que escuchaba desde el momento de ser concebido, luego al nacer, en su infancia y durante su adolescencia, van creando sutilmente un carácter que va distinguiendo su forma de ser.

8.- Al repetirse los hábitos se va creando un destino que es el que vamos forjando día tras día de acuerdo a nuestras palabras.

En conclusión podemos decir que de acuerdo a nuestras palabras será nuestro destino.

Si nosotros pronunciamos palabras positivas se generarán en nuestro subconsciente pensamientos positivos, que por algún estímulo producirán sentimientos positivos, trayendo como consecuencia actitudes sanas y positivas provocando hábitos positivos y creativos forjando un carácter positivo para así crear un destino promisorio o alentador.

Pero si en cambio, decimos palabras negativas o destructivas, generaremos programas negativos que engendrarán en nuestro subconsciente pensamientos destructivos, creando sentimientos de miedo, enojo y baja autoestima, impulsándonos a tener hábitos nefastos creándonos un carácter repulsivo y amargo construyendo con esto un destino incierto o negativo.

Por lo tanto “Dime cómo hablas y te diré quién eres. Dime cómo hablas y te diré a dónde vas. Dime cómo hablas y te diré hacia dónde va tu destino.

Si tú quieres ser responsable de tu vida, tienes que empezar por asumir la responsabilidad de “tu boca” porque de acuerdo a lo que pronuncies es lo que crearás.

Si quieres cosechar amor en tu destino es importante que empieces por sembrar palabras de amor.

El poder creativo de la palabra es más grande de lo que te puedas imaginar, te invito a que despiertes y te hagas responsable de tus palabras y con el tiempo verás tus frutos.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Más Visto